KNX, UN SISTEMA ENFOCADO A CIUDADES SOSTENIBLES:

Ofrece un rango de soluciones para gran eficiencia de energía, incluyendo administración de cargas. Cualquier sistema de manejo de cargas necesita sensores y actuadores. Los primeros son necesarios para el registro e.g. consumo o condiciones, las cuales disparan los respectivos actuadores por ejemplo para abrir/cerrar circuitos eléctricos o conmutación prendido/apagado de equipo como bombas de calor, electrodomésticos u otras cargas convencionales. Sin embargo, lo que es común a todas las soluciones actuales es que aunque pueden interactuar entre sí en un edificio, ellos no pueden realizarlo con el mundo exterior. Eso está a punto de cambiar.

EFICIENCIA ENERGÉTICA EN EDIFICIOS INDUSTRIALES (Ejemplo):

Elektro Hierber de Schwabmunchen presenta una instalación KNX de 5700 m2 en una fábrica. Operación las 24 horas requiere luz artificial para ciertos períodos y ciertas áreas. La ventilación depende de la actividad de las maquinas, mientras el calor gastado es recuperado para propósitos de calentamiento. Para alcanzar eficiencia de energía y ahorrar costos, el cliente debe optar por automatización inteligente de edificios.

Solución:

El sistema de bus KNX permite la integración de componentes para la automatización de iluminación, ventilación, calefacción y administración de alertas. Funciones individuales pueden ser conectadas vía red para operación central y control.

Realización:

El sistema completo de iluminación consiste en 616 lámparas fluorescentes, controladas vía DALI y gateways KNX/DALI. Detectores de presencia y reguladores que garantice que todos los componentes de iluminación están siendo usados con la máxima eficiencia energética dependiendo de la presencia del personal y la luz del día. Gracias a KNX, un sistema de iluminación de emergencia aprobado por TUV (Technischer-Uberwachungs-Verein, Asociación Técnica de Inspección Alemana) puede ser integrado en la instalación de iluminación.

Las ventanillas de ventilación usadas como salidas de humo, para disipación de calor y para circulación adicional de aire son controladas por sensores de temperatura. Para este propósito. KNX detecta el número de máquinas en operación mediante la interface M-Bus. El sistema usa diferentes ajustes para operación en verano e invierno. Si la temperatura de la recámara excede la programación del punto en verano, las ventanillas de ventilación exterior e interior son abiertas. En invierno solo las ventanillas de ventilación interior son abiertas de modo que el exceso de calor es utilizado para recuperación de calor.

Por medio de los sensores de temperatura, el sistema KNX controla los tubos de irradiación de calor, usados para el cuarto de calefacción. Los módulos de entrada binaria KNX seleccionan mensajes de falla desde el sistema de automatización del edificio y de la producción. Los mensajes son adelantados al servidor de Gira, donde ellos se pueden visualizar y procesar por el grupo responsable. Los puntos de programación, tiempos de interrupción y otros parámetros se pueden configurar mediante un punto de acceso protegido por contraseña que ellos sólo pueden visualizar.

 

Aspectos técnicos destacados:

     Tecnología en eficiencia de iluminación controlada acorde a los requerimientos del

     cliente.

     Sistema integrado de seguridad para iluminación aprobado por TUV (Technischer-

     Uberwachungs-Verein, Asociación Técnica de Inspección Alemana).

     Integración del concepto de protección contra incendios existente, para mejorar la

     acción en caso de incendio.

     Administración inteligente de la temperatura con recuperación de calor disipado.

     Eficiencia en la ventilación, acorde con los requerimientos con el respectivo proceso de

     producción.

     Visualización en 3D para facilidad de manejo y control.

Ventajas:

Ahorro de energía en un 30% para iluminación. Energía requerida para calefacción cortada a la mitad debido a la recuperación de calor disipado en la producción. Consumo de potencia de los motores de ventilación reducidos a 70% comparado con una operación no automatizada. Ahorro anual: cerca de 50.000 euros – en adición a otros beneficios, como mayor eficiencia.